Páginas vistas en total

domingo, 31 de marzo de 2013

SIERRA DE GIGONZA: Guardiana del río Ardila.


        

La mañana se presentaba incierta, el tío del tiempo dijo que no se esperaban lluvias para esta mañana de sábado, y así fue. Salí de casa temprano sin tener aún decidido un destino. Al final sobre la marcha decidí visitar la Sierra de Gigonza, en tierras de Segura de León, hacía años que no subía, así que este era el momento.
 Ocho treinta de la mañana y comienzo a subir por la cara Oeste, los primeros en darme la bienvenida son un pinzón macho y un carbonero común, que emiten sus ardorosos reclamos desde la espesura del encinar. A lo lejos, hacia el Sur, en el valle, un cuco y una abubilla hacen lo propio, canto machacón el de la abubilla, no se cansa.
Las retamas se van vistiendo con sus flores amarillas y los colores lilas van  asomando tímidamente en los cantuesos. Continuo subiendo, me pesa un poco la cuesta, pero el paisaje ya merece la pena; el verde claro de la hierba, el oscuro de las encinas, el gris de las nubes, el azul del poco cielo que se deja ver, todo se funde formando un paisaje único.
He llegado al punto más alto de la sierra, 738 m.s.n.m., aparece el monolito que certifica esa altura. Una vez aquí mi intención es recorrer toda la sierra, de Oeste a Este, subidas y bajadas entre roquedos, encinar y matorral mediterráneo. El siguiente punto es el Alto de Gigonza 723 m.s.n.m. Llegando a los roquedos una pareja de golondrinas dauricas revolotea buscando una cornisa pétrea para construir su nido. Algo más abajo sobre la ladera Sur una pareja de Milanos negros planea jugando con el viento, a sus pies el cortijo de la Solana de Gigonza.
El impresionante mar de encinas que se extiende hacia el  Suroeste es inmenso, solo encinas y hierba verde, salpicado de vez en cuando con el blanco de algún cortijo.
Llego a lo que se conoce como el Castillo de Gigonza, no hay castillo evidentemente, solo algunos restos de piedra, pero aquí mirando hacia el norte se observa el río Ardila, y las casas del mismo nombre, está claro que nuestros antepasados sabían escoger las zonas para vivir, buenas vistas y altura suficiente desde donde controlar las invasiones de otros pueblos.
Para descender prefiero la zona de la Umbría de Gigonza, dehesas cerradas con matorral oliendo a humedad. Aquí un Ratonero planea emitiendo sus reclamos y un zorro pasa al trote, a pocos metros.
Hacia el Noroeste se ve el Alto de Sierra Aguda, con 649 m.s.n.m, a sus pies corre el arroyo de las Herrumbre tributario del Ardila por su margen izquierda.
Ahora dejo estas sierras con la intención de volver, para recopilar toda la información posible cuando la gran mayoría de las plantas comiencen a florecer.
Punto geodésico. 738 m.s.n.m.
 Cortijo Solana de Gigonza
Charca en la sierra.
Cornisas rocosas.


Construcción en la sierra.
Alto del Castillo y río Ardila al fondo.
 Río Ardila.
Umbría de Gigonza.

lunes, 25 de marzo de 2013

LA DEHESA: Prácticas insostenibles



A veces da la impresión de que el hombre no ha aprendido NADA.




El sobrepastoreo es uno de los principales problemas que padece nuestra dehesa.Nótese en la fotografía, totalmente real, sin montajes, como a la derecha de la imagen, el paisaje se encuentra en una situación aceptable.Sin embargo la zona de la izquierda ha sido sometida año tras año, a la acción de los cochinos; estos en primer lugar acabaron con la hierba debido a su alimentación, pisoteo y exceso de purines sobre tierra. Posteriormente se fueron secando las encinas y la protección que los árboles ejercían  sobre la tierra, al perderse dió paso a la aparición de la roca madre, debido al excesivo pastoreo y los efectos de las lluvias sobre un terreno desnudo de vegetación y con gran pendiente.
Hace años lo que ven en la fotografía fue una dehesa. Miren el cochino en la derecha de la imagen, está rebuscando sobre lo que queda del tocón de una antigua encina, es lo que podiamos llamar el resto fósil de nuestro árbol más emblemático; el árbol que los celtas adoraban y que el hombre "moderno", está poniendo en peligro debido a su avaricia y a su ignorancia.

sábado, 23 de marzo de 2013

MURCIÉLAGO RABUDO ( Tadarida taeniotis)

Este ejemplar fue localizado al pie del castillo de Medina de las Torres, Badajoz, Extremadura. No presentaba heridas, posiblemente cayó al suelo y no pudo levantar el vuelo. Fue depositado de nuevo a buena altura, donde se refugió.
23 de marzo 2012.
Mirensé los lobulos pronunciados en la parte inferior de la oreja. Algo característico en esta especie.
La cola sobresale más allá de la mitad del uropatagio.

martes, 12 de marzo de 2013

FENOLOGÍA DEL MES DE FEBRERO, EN FREGENAL DE LA SIERRA. BADAJOZ. EXTREMADURA


Ya sabemos que el mes de febrero es un mes de climatología cambiante; lo dice el refranero castellano: “En Febrero un rato al sol y otro al brasero”.  O aquel que dice que “En febrero loco, ningún día se parece a otro”, por poner solo dos ejemplos.
En este pasado mes de febrero de 2013 en Fregenal de la Sierra, hemos tenido precisamente un poco de todo: frío, lluvia, sol y viento.


En cuanto a la observación de fauna y flora durante el mes de febrero, cabe destacar que el día 4, aparecían ya las primeras golondrinas llegadas de tierras africanas en la Calle San Francisco y en Plaza Colón y aumentaban los efectivos de avión común en diferentes colonias.
Entre las plantas hay que destacar que las mimosas florecían normalmente, después de haberlo hecho algunos ejemplares en el mes de enero, y también lo hacía tímidamente alguna retama negra. El narciso silvestre N. bulbocodium, mostraba igualmente sus bellas flores amarillas, al igual que la celidonia menor.

El total de litros registrados este mes de febrero en la localidad fue de 91. Según las estadísticas lo normal está en 88,9 litros, por lo que la diferencia no es muy significativa, 2,1. Como dato histórico destacar los 242, 3 litros caídos el año 1968, cifra muy alta en comparación con esos 88, 9 de media que apuntaba anteriormente.

En cuanto a las temperaturas máximas, el viernes día 15, se registraban 17,7º. La mínima que se alcanzó rondó los -3º el miércoles 27. Como curiosidad apuntar que la máxima histórica se registró el mes de febrero del año 1987, llegando a los 27º, y la mínima en 1973 siendo de -7º.
Volviendo al presente 2013, la humedad relativa llegó al 98% dos días, el martes 19 y el jueves 28. El viento alcanzó rachas de  50 kilómetros hora, el lunes día 11, siendo su dirección Oestenoroeste. Este mismo día se alcanzó una temperatura máxima de 7,4º y una mínima de 1,5º, la humedad fue del 88% y el pluviómetro registró 2,6 litros de lluvia.

lunes, 4 de marzo de 2013