Páginas vistas en total

domingo, 2 de noviembre de 2014

EL FRESNO DE CATALINA. Árbol muy singular.


   El fresno en su entorno.


 La palabra Fregenal, puede ser que derive de fresno; este árbol debió de ser abundante en otro tiempos en la zona, actualmente se pueden encontrar también en casi todos los arroyos y cursos de agua del término municipal. En el término municipal de Fregenal de la Sierra, existe  una finca que se denomina con el nombre de La Fresnera o Fresneda, que es el lugar donde se crían los fresnos. Pero mi interés en este caso es sobre un fresno en particular: “El Fresno de Catalina”, que se encuentra en la finca del mismo nombre.
Este árbol se asienta en una zona llana, algo encharcable, y en la que actualmente crecen principalmente olivos, alcornoques y encinas correspondientes estos últimos  a una repoblación que se realizó, creo que a finales de los años ochenta del siglo pasado, después de que esa zona se viera afectada en esos años por un incendio forestal.
El árbol en cuestión pertenece a la especie Fraxinus angustifolia. Y de nombre común fresno de hoja estrecha o fresno común. Presenta una altura aproximada de unos 14-16 metros, La altura del tronco es de 2,35 m. El tronco tiene en su base un perímetro de 3,80 m. La superficie ocupada por su ramaje está entorno a los 350 metros cuadrados. El fresno nunca ha sido podado, salvo un pequeño refaldado que se realizó en algunas ramas bajeras hace tres  o cuatro años. Así que el ejemplar ha crecido libre durante al menos los 150- 200 años que se le pueden estimar de vida. Los cortes de esas ramas, no fueron realizados con mucha precisión y no parece que estén cerrando muy bien. Presenta el árbol un tronco macizo, con algunas heridas en la base debido a las faenas agrícolas  realizadas con maquinaria y que se acercaron demasiado al tronco. Se observan ligeros contrafuertes muy poco apreciables, pero por lo demás el tronco se introduce bien en la tierra al tratarse de suelos profundos. El ritidoma (corteza) es de color gris-parduzco.
Destacan dos cimales o ramas principales, que a su vez se subdividen en tres ramas que podíamos llamar secundarias. En una de ellas se aprecia exudación de la madera, signo de alguna infección interna. En la estructura del árbol se observa abundancia de ramillería seca y numerosos tocones de ramas rotas, en la mayoría aún no se aprecia podredumbre, pero con el tiempo esta llegará y podría perjudicar a las ramas donde se encuentran.
Durante el año 2004, en la zona norte se desgarró una gran rama que dejo un tocón de al menos un metro de largo; en este mismo sector un pájaro carpintero ha construido su nido. Una pareja de cuervos también utiliza a veces sus ramas para instalar su nido. Posteriormente hace unos dos años y a una altura de unos 10 metros, también se desgarró una rama en la zona suroeste, de 6 metros de longitud y de un diámetro de 25 cm, que igualmente ha dejado un tocón de unos 40-50 cm.



    Vista del tronco y ramaje.



                  Para tener una referencia de su tamaño.



                       Detalle de la corteza o ritidoma.



Porte del fresno en otoño. 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario