Páginas vistas en total

jueves, 7 de junio de 2012

TOMILLO

Carlomagno fue bastante explícito en sus Capitulares; las buenas hierbas aromáticas debían ser plantadas en los huertos de los monasterios y de los castillos, teniendo como función específica la de mejorar el sabor de los guisos. Y el tomillo, al igual que las demás hierbas, tenía que figurar en lugar destacado.Se dice que la infusión de tomillo favorece el trabajo intelectual y en otro tiempo se decía que era el antibiótico del pobre, por sus propiedades antisépticas.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario