Páginas vistas en total

viernes, 1 de julio de 2016

EL ZUMAQUE Y LAS TENERÍAS EN JEREZ DE LOS CABALLEROS. SIGLO XVIII



Jerez de los Caballeros y en primer término plantas de zumaque.


Aún hoy si entramos a Jerez de los Caballeros por la N-435, en la margen derecha podemos observar cómo crece de manera totalmente asilvestrada la planta del zumaque (Rhus coriaria), la palabra zumaque procede de la voz árabe summaq. Su nombre especifico coriaria deriva del latín corium que viene a significar cuero, piel, ya que su uso más antiguo ha sido como curtiente de pieles. El zumaque fue introducido por los árabes en la península ibérica. Los taninos contenidos en esta planta arbusto, hacían posible el curtido de las pieles, dándole  esa flexibilidad y resistencia al cuero. También se utilizaba para teñir.
En el Interrogatorio de la Real Audiencia de Extremadura del año 1791, se puede leer que en Jerez de los Caballeros:

Las cosechas son trigo, centeno, cevada… y zumaque.

No podemos olvidarnos de las cosechas de zumaque que se recolectaban en el Valle de Matamoros y en el Valle de Santa Ana. Además de otras poblaciones como Feria, La Parra o La Morera por mencionar algunas.
En el trabajo de Beatriz Gordillo Moreno e Ismael Montero Fernández sobre Perspectiva de Jerez de los Caballeros en 1753 a través del Catastro del Marqués de la Ensenada se lee lo siguiente:

“El terreno se compone de viñas, olivares y algunos zumacales.
8 fanegas de zumacal y se pagaba 3 reales la fanega de zumaque.”

Había en la localidad seis maestros curtidores que cobraban seis reales por día.
En este trabajo se mencionan al menos seis tenerías:
Una en la Calle Nueva, cuyo propietario era un tal José López. Otra en la calle Pieles, cuyos propietarios eran Manuel Domínguez del Caño y D. Francisco Ramirez. Otra tenería en la calle Higuerita cuya propietaria era una menor llamada María Antonia Zambrano y cuyo tutor se llamaba Pedro Conde. Otra más en la calle de las Pieles de la que era propietario D. Juan Domínguez (Presbítero) también estaba situada ésta en la calle de las Pieles y por ultimo otra tenería en Fuente Nueva propiedad de Pedro Fernández Peña.
Aquí se menciona dos veces la calle de las Pieles, será la calle Piteles?.
En el Libro de Jerez de los Caballeros de Matías Ramón Martínez y Martínez publicado en Sevilla en 1892, podemos ver datos referidos al año 1728, que dice así:

“ no ai en esta ciudad fábrica alguna más que de una corta porción de corambre, así de Bacuno como de cabrío y lanar…” 

El corambre es el conjunto de pieles de diferentes animales.

Cuando escribe Ramón Martínez sobre sanidad pública vemos algo muy interesante:

“Había dentro del poblado tenerías, que ayudaban a la infección, pues ninguna medida sanitaria se dictaba contra los abusos de los curtidores”.

Tenemos que recordar que las tenerías producían muchos desechos, como pelos, trozos de carne, o grasa, así que podemos imaginar el insoportable hedor en aquellos momentos en esas zona de Jerez. Todo esto a pesar que el día primero de cada año, señala Ramón Martínez, se elegía dos veedores de curtiduría. Que supuestamente deberían de controlar las tenerías, pero que por alguna razón no deberían de hacer muy bien su trabajo, según las críticas del momento.
Y por último cuando Martínez escribe sobre el término de la ciudad, escribe lo siguiente:

“ arroyo el de las Tenerías que nace dentro de la población, en el barrio de los Mártires, recoge aguas sobrantes de las fuentes de los caballos, Higuerita y Nueva y después de regar las muchas huertas que hay en la extensa Vega de Santa Lucía y San Lázaro, tuerce hacia el sur y desagua  en Ardila”.

Y aquí comprobamos que como ya recogía el Marqués de la Ensenada, anteriormente efectivamente las tenerías están ubicadas en las calles más o menos cercanas del arroyo de las Tenerías donde desembocaban todas esas aguas que llevarían las inmundicias sobrantes del curtido de las pieles.




Zumaque asilvestrado

                                       Inflorescencia de zumaque
 
              Arroyo de las Tenerías, al fondo Jerez de los caballeros

4 comentarios:

  1. Un buen trabajo de búsqueda de información sobre esta curiosa planta, que abunda asilvestrada en muchas de las zonas que citas.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen trabajo de investigación y preciosas e ilustrativas fotografías. Enhorabuena. Rogelio Segovia

    ResponderEliminar