Páginas vistas en total

lunes, 5 de agosto de 2013

CALLEJEANDO POR LA VERA.

 Vecinas charlando.


A decir verdad, no sabemos lo que incita al hombre a recorrer el mundo, ¿Curiosidad?, ¿Anhelo irrefrenable de aventura?, ¿Necesidad de ir de asombro en asombro ?.

Ryszard Kapuscinski. (Viajes con Heródoto).

Creo que la mejor manera de contestar a esas preguntas de Kapuscinski, es precisamente recorrer el mundo, conocer lo que hay más allá  de nuestro entorno más inmediato. Cuando visito cualquier lugar, sea el que sea, me gusta observarlo todo, buscar los detalles que otros no ven o no quieren ver, recrearme en lo cotidiano, por eso miro y capturo con mi cámara a esas vecinas que hablan plácidamente en una calle de Villanueva de la Vera, o contemplo las macetas bien cuidadas de sus calles, las puertas con dinteles curiosos y centenarios, las casas de colores, el reloj de la plaza que marca una hora sofocante. Y en el número seis de una de esas calles, me vuelven a llamar la atención las macetas agrupadas bajo unos soportales de ensueño. La arquitectura popular de estos pueblos de la Vera, te atrapa y te transporta a otros tiempos pasados. Un gato sestea bajo una vieja silla en la puerta de una casa y la dueña del aposento me saluda amablemente y a la vez con un punto de curiosidad, al ver que me paro a fotografiar la escena del gato.

En algunas calles de Garganta la Olla, el tiempo parece haberse detenido; la Ermita del Humilladero del siglo XVIII, declarada como Edificio Singular. Y en la calle Chorrillo, portal 17, un poco antes de llegar a la plaza, se encuentra la Casa de Postas del siglo  XVI. Aquí en la época de Carlos V, se hospedaban  los viajeros que llegaban a la localidad. Un poco más adelante llama la atención del viajero, una casa pintada de azul. En su parte baja está ahora instalada una pequeña tienda. Se conoce este edificio como “La casa de las Muñecas”, y no es otra cosa que un antiguo prostíbulo del siglo XVI. El color azul servía en aquella época para diferenciarla del resto de edificios. En el dintel izquierdo aparece una muñeca tallada sobre el granito.
Hoy es día de mercadillo aquí en Garganta la Olla, así que el bullicio en esta calle es algo mayor que otros días, los tenderetes le dan a esta calle un toque especial. Una excursión de jóvenes pasan ruidosos parloteando en inglés y yo me interno por las callejuelas, buscando la sombra. En una puerta, una señora algo mayor, lee atentamente un grueso libro ajena a los turistas que pasan por su puerta de la calle Santa Isabel. Un poco más arriba se encuentra la Casa de Carvajal del siglo XVI, al parecer era la antigua  morada noble de Don Pedro de Carvajal.
A las afueras de Garganta la Olla me detengo a observar el paisaje por última vez antes de partir, y a mi derecha, “La Serrana de la Vera”, me observa desde su pétreo observatorio con su ballesta sobre el hombro derecho y su larga trenza sobre la espalda.



 Algunos ejemplos de dinteles en las puertas.
Reloj de la plaza. Villanueva de la Vera.

 Gato sesteando.

2 comentarios:

  1. Enhorabuena Juan Carlos, me encanta como lo cuentas, parece que estoy allí mientras voy leyéndolo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar